Jorgelina Taveira
Jorgelina TaveiraFoto: Laura Strassberger

Mi nombre es Jorgelina Taveira. Una vez terminado el colegio secundario, me resultó muy difícil elegir entre Medicina y Letras: sentí mucha pena por tener que resignar alguna, tanto quería estudiar ambas. Finalmente, me decidí por Medicina. Y así fue, durante 25 años felicísimos ejercí la pediatría. Mientras, alternaba la tarea asistencial con mi trabajo como supervisora de traducciones en Editorial Médica Panamericana aquí, en Buenos Aires. Allí me enamoré del oficio de la edición. No lo dudé: me anoté en la carrera de Edición, que se cursa, cosas del destino, en la Facultad de Filosofía y Letras. Cumplido mi ciclo en Panamericana, incursioné en otros proyectos y comencé a trabajar como editora asociada en la revista de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y como editora en el Hospital de Pediatría Garrahan, centro de alta complejidad en Argentina, lugares donde aun hoy me desempeño.

En 2014, sentí que era tiempo de concretar un viejo anhelo: hacer libros de medicina. Así nació Hygea Ediciones. Hygea era la diosa de la salud, hija de Asclepio, el dios de la medicina. De su nombre vienen palabras como higiene y sus derivados.

A lo largo de los años, conocí quienes serían futuros colegas, profesionales de diferentes disciplinas como la corrección de estilo, el diseño gráfico, la traducción y la cadena comercial del libro, de aquí y de otros países. Esto fue fundamental a la hora de decidir embarcarme en esta empresa: no lo haría sola. Cada uno y cada una tiene su impronta, su estilo, su perfil. Así, cada proyecto que encaro tiene los colaboradores ideales para cada instancia en particular: un verdadero lujo.

Amo hacer libros de medicina. Me emociona ver cómo un archivo de Word se transforma en un libro que irá a una biblioteca o en un ebook que paseará en alguna mochila. Pero, confieso, es editar lo que más me gusta. Me encanta trabajar a la par del autor o autora. Es fascinante ver cómo un borrador, luego de la corrección y proofreading, se organiza hasta tener el aspecto de un artículo listo para enviar a alguna publicación científica o en un capítulo para un libro. Armar powerpoints para ateneos y pósters para congresos me hacen sentir cerca de mis colegas. Los folletos de información para el paciente me devuelven, en parte, mi actividad asistencial. El mundo de la edición médica ha resultado ser un universo hecho a mi medida, diría que lo llevo en mi ADN.

Hygea Ediciones es el sueño de Medicina y Letras hecho realidad. Estaré encantada de acompañarlos en sus proyectos.

Jorgelina

Jorgelina Taveira
Jorgelina TaveiraFoto: Laura Strassberger
Mi nombre es Jorgelina Taveira. Una vez terminado el colegio secundario, me resultó muy difícil elegir entre Medicina y Letras: sentí mucha pena por tener que resignar alguna, tanto quería estudiar ambas. Finalmente, me decidí por Medicina. Y así fue, durante 25 años felicísimos ejercí la pediatría. Mientras, alternaba la tarea asistencial con mi trabajo como supervisora de traducciones en Editorial Médica Panamericana aquí, en Buenos Aires. Allí me enamoré del oficio de la edición. No lo dudé: me anoté en la carrera de Edición, que se cursa, cosas del destino, en la Facultad de Filosofía y Letras. Cumplido mi ciclo en Panamericana, incursioné en otros proyectos y comencé a trabajar como editora asociada en la revista de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y como editora en el Hospital de Pediatría Garrahan, centro de alta complejidad en Argentina, lugares donde aun hoy me desempeño.

En 2014, sentí que era tiempo de concretar un viejo anhelo: hacer libros de medicina. Así nació Hygea Ediciones. Hygea era la diosa de la salud, hija de Asclepio, el dios de la medicina. De su nombre vienen palabras como higiene y sus derivados.

A lo largo de los años, conocí quienes serían futuros colegas, profesionales de diferentes disciplinas como la corrección de estilo, el diseño gráfico, la traducción y la cadena comercial del libro, de aquí y de otros países. Esto fue fundamental a la hora de decidir embarcarme en esta empresa: no lo haría sola. Cada uno y cada una tiene su impronta, su estilo, su perfil. Así, cada proyecto que encaro tiene los colaboradores ideales para cada instancia en particular: un verdadero lujo.

Amo hacer libros de medicina. Me emociona ver cómo un archivo de Word se transforma en un libro que irá a una biblioteca o en un ebook que paseará en alguna mochila. Pero, confieso, es editar lo que más me gusta. Me encanta trabajar a la par del autor o autora. Es fascinante ver cómo un borrador, luego de la corrección y proofreading, se organiza hasta tener el aspecto de un artículo listo para enviar a alguna publicación científica o en un capítulo para un libro. Armar powerpoints para ateneos y pósters para congresos me hacen sentir cerca de mis colegas. Los folletos de información para el paciente me devuelven, en parte, mi actividad asistencial. El mundo de la edición médica ha resultado ser un universo hecho a mi medida, diría que lo llevo en mi ADN.

Hygea Ediciones es el sueño de Medicina y Letras hecho realidad. Estaré encantada de acompañarlos en sus proyectos.

Jorgelina